Se encuentra usted aquí

Hito 5

Desarrollo de estrategias tecnológicas para la mejora de la productividad y calidad de especies de interés agrícola en Andalucía (nuevas variedades de fresas, frutos y biomasa)

El crecimiento continuo de la población mundial, cuyas necesidades alimentarias y energéticas son cada vez mayores, ha empujado a la comunidad científica a desarrollar programas de investigación que aumenten la producción y calidad de especies de interés agronómico así como a generar energía de forma limpia y sostenible.

Durante la fotosíntesis los azucares sintetizados son el cloroplasto y puede ser almacenados en forma de almidón transitoriamente, mientras que los acumulan de forma definitiva en los órganos de reserva, semillas y tubérculos. La sacarosa es sintetizada en el citosol y es utilizada por las plantas para su crecimiento y desarrollo. Tanto la cantidad como la calidad de estos azucares en sus distintas formas representan unas propiedades importantes, tanto en la producción agrícola destinada al consumo humano, como en aquella destinada a usos industriales. Se conocen muchos de los genes clave vinculados a la síntesis y distribución de carbohidratos y el objetivo del presente proyecto es desarrollar y transferir estrategias tecnológicas que permitan hacer una prospección de variedades y condiciones de cultivos óptimas para la mejora del rendimiento y calidad de los frutos, utilizando como modelo la planta de la fresa.

El crecimiento continuo de la población mundial ha empujado a la comunidad científica a desarrollar programas de investigación que aumenten la producción y calidad de especies de interés agronómico.

En este marco de actuación se persiguen los siguientes objetivos:

  • Desarrollar un método predictivo mediante el uso de marcadores enzimáticos clave ya conocidos que permita elaborar perfiles enzimáticos ligados a determinadas características organolépticas, como el contenido en sacarosa o almidón (kit de perfil metabólico para azúcares)
  • Aplicar la metodología desarrollada en la identificación de las variedades de fresa que mejor pueden adaptarse a las características organolépticas específicas o a las condiciones de cultivo de una zona para optimizar así el rendimiento y la calidad agrícola.
  • Transferir la tecnología desarrollada al sector agroalimentario y validar una metodología similar y específica para el sector de las energías renovables.

Las investigadoras responsables de este proyecto son Ana G. Pérez y Mariam Sahwary del Instituto de la Grasa (IG) y la Estación Experimental del Zaidín (EEZ).